Valentía

Se me están haciendo viejos los miedos, los nervios y la precaución y me están creciendo las ganas de verte.
Las ganas de saber si tu cintura entre mis brazos cumple todas las promesas que hemos formulado entre líneas. Me están creciendo las ganas de verte, de nombrarte y así, hacerte real.
Me están reverdeciendo las palabras, las historias y los sueños. Tal vez sea poco el tiempo que falta para que den sus frutos. Me está quemando anticiparme al momento y me gusta, pero me gustaría y me quemaría con más gusto, que te quedaras.
¿Qué es lo que le hiciste al aire, que tantos deseos tiene de oler a ti?
Se me están quebrando los últimos pretextos y los últimos temores. Vamos a vernos mientras todavía queda algún temor completo, y así poder presumir que fui valiente.
Me están retoñando las historias, ven que te las cuento.
Vamos a vernos. Se nos están yendo los mejores días del año: los azules de febrero. Y si nos perdemos estos, te lo voy a reclamar cada febrero.